Tipos de papel y el mejor para tu proyecto

El tipo de papel que elegimos para imprimir nuestros diseños tiene un impacto significativo en el producto final. Por eso es fundamental conocer todas las alternativas disponibles y cuándo se debe utilizar cada una de ellas.

A la hora de elegir entre dos opciones, es cierto que nuestras propias preferencias tienen un papel importante. Asimismo, algunos tipos de papel son más rentables que otros, lo que seguramente influirá en el precio final.

Sin embargo, es crucial recordar que cada uno de ellos fue creado para un propósito determinado. Por ejemplo, si queremos imprimir carteles, tendremos que elegir un papel que sea duradero y que garantice una buena apariencia de los gráficos. Si, por el contrario, queremos imprimir algo con un aire más formal o sofisticado, como certificados, tendremos que seleccionar un tipo diferente.

En este post, hablaremos de los distintos tipos de papel que se utilizan en la impresión y de cuándo utilizar cada uno de ellos, para que pueda tomar la mejor decisión posible. También le informamos de los aspectos adicionales que debe tener en cuenta para conseguir exactamente lo que desea.

¿Cuáles son los numerosos tipos de papel que se utilizan en la impresión?

Aunque hay muchos otros métodos para identificar los tipos de papel, como por ejemplo por su peso o por su acabado, en esta ocasión vamos a mostrar cómo separarlos por su textura. Aunque las posibilidades varían en función del tipo de producto que quieras imprimir, en CrisvalImprenta empleamos principalmente cinco tipos de papel:

· Offset: también es conocido como «papel de carta» por otros. Es uno de los más populares, y destaca por ser extremadamente permeable. No brilla, a pesar de tener un tono muy blanco. Se presenta en varios gramajes, siendo el más común el de 80 gramos.

· El papel estucado es, junto con el offset, el más utilizado en la impresión. Tiene una textura suave y satinada y es conocido por sus excelentes efectos de impresión de imágenes. Tiene más cuerpo y consistencia que el offset, pero se seca más rápido porque la tinta se absorbe más lentamente debido a su naturaleza porosa. Normalmente se puede comprar en acabado mate o brillante.

· Estucado. Destaca por su textura y calidad. Es un papel extremadamente resistente y duradero. Está formado por pequeñas líneas que brillan a la luz.

· Kraft: es una sustancia gruesa y de color marrón. Se utiliza habitualmente en los envases y embalajes de productos por su resistencia.

· El reciclado es papel que se ha obtenido a partir de papeles anteriores que han sido totalmente reciclados o al menos en un 60%.

¿Cuándo debemos utilizar cada uno?

Aunque habrá ocasiones en las que debamos elegir entre diferentes tipos de papel, cada uno sirve para un propósito distinto. Empecemos por el papel offset, que se suele utilizar para fotocopiar e imprimir textos o imágenes de baja resolución. Tiene una textura agradable y se utiliza con frecuencia cuando hay que imprimir un gran número de hojas.

El papel estucado, por ejemplo, destaca por la bonita estética que deja en las imágenes impresas, así como por su mayor resistencia. Por ello, es el método más sugerido para imprimir volantes, carteles y diversos tipos de folletos.

El papel verjurado, en cambio, se emplea cuando queremos dar a nuestro material impreso una sensación de refinamiento y categoría. Se utiliza con frecuencia para imprimir invitaciones de boda, tarjetas de visita y títulos y diplomas.

En cuanto al papel kraft, lo utilizamos en algunos de nuestros sobres por su resistencia. Por otro lado, si estás comprometido con el medio ambiente, existen varias posibilidades de imprimir en papel reciclado.

Hay que tener en cuenta algunas consideraciones más.

Además de la textura del papel, hay una serie de factores adicionales a tener en cuenta a la hora de decidir qué papel es el mejor para nuestra impresión. Te diremos cuáles son los más cruciales:

El peso de una hoja de papel con una superficie de un metro cuadrado se conoce como peso del papel. Es decir, el peso del papel dividido por su superficie.

No hay que mezclar el grosor de la hoja con el gramaje. Aunque un mayor gramaje suele traducirse en un mayor grosor, hay otros factores que influyen, como el tipo de fabricación, el número de fibras de papel utilizadas y la utilización o no de determinados compuestos.

En general, tenemos la opción de un acabado mate o brillante.

El primero parece más natural y ligeramente monótono, con la ventaja añadida de que no brilla con el sol. El segundo, en cambio, tiene un acabado lustroso y brillante.
El tamaño: A la hora de imprimir cualquier producto, tiene la opción de elegir entre varios tamaños.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

SOLICITAR PRESUPUESTO