Tipos de encuadernaciones existentes y cuál es mejor para tu proyecto.

La encuadernación es un proceso de impresión en el que distintas páginas se solapan para que queden totalmente unidas, suele emplearse en libros o revistas y existen distintos tipos que varían en cuanto a durabilidad, estética, precio y características funcionales.

Si necesitas encuadernar un proyecto y no sabes cuál es el tipo de encuadernación más óptima para ello, saca papel y boli porque vas a ver los distintos tipos y la mejor aplicación para estos.

Las publicaciones impresas como pueden ser catálogos, revistas o libros agrupan todo sus contenido a través de la técnica de encuadernación. Existen diferentes maneras de hacerlo, pero te vamos a mostrar los tres tipos más comunes que suelen llevarse a cabo en las imprentas que realizan este tipo de servicios.

Encuadernación americana (fresada)

La encuadernación americana, también conocida como fresada, es quizás la más popular de todas. Consiste en unir con cola todas las hojas que forman el libro, catálogo o revista para posteriormente añadir tapas para que quede todo bien unificado. Se suele utilizar en publicaciones en las que no hay muchas hojas y pocas unidades, ya que asegura una encuadernación más firme. Dentro de la encuadernación americana, se pueden emplear distintos tipos de cola. Desde la tradicional hasta la PUR, la cual es más efectiva para encuadernar muchas páginas debido a su amplia resistencia y densidad. En Gráficas Crisval, la solemos emplear para proyectos de cortas tiradas como pueden ser unos 25 libros de unas 250 páginas.

encuadernación americana

Encuadernación en rústica

La encuadernación en rústica es quizás un poco más compleja que la anterior ya que hay que unir entre 16 y 32 páginas para coserlas por uno de los lados y posteriormente encolarlos. Una vez realizado todo este proceso, los pliegues restantes de los lados se cortan para conseguir un resultado final uniforme.

encuadernación en rústica


Encuadernación con grapas

La encuadernación con grapas es casi más común que la americana y, además, es la más económica y más sencilla de poner en práctica de todas. El proceso es sumamente sencillo ya que consiste en unir distintas hojas a través de grapas sobre el pliegue central. Las grapas más utilizadas son las comunes (las que puedes ver en cualquier documento pero con unos tamaños mayores) y las omegas (denominadas así porque tienen la forma de la letra griega). El único inconveniente de este tipo de encuadernación es la limitación de páginas a encuadernar, ya que no es recomendable unir más de 96 páginas.

Una vez llegados a este punto, seguro que te estarás preguntado qué es lo que tienen en común este tipo de encuadernaciones. Actualmente existen dos puntos en común muy significativos: el primero es que todo el proceso de encuadernación, debido a la gran demanda, se ha automatizado y simplificado notablemente durante los últimos años para conseguir mejores resultados a un mejor precio. En segundo lugar, es que en estos tres tipos existe la posibilidad de forrar la encuadernación con papel, tapas, cartón o cualquier otro material.

Otros tipos de encuadernación

A parte de los tipos de encuadernación mencionados, también existen otros que se emplean en trabajos más especiales.
  • En primer lugar, nos encontramos con la encuadernación en espiral (conocida también como “en gusanillo”). Es un sistema asequible en el que se perforan todas las hojas que se desean encuadernar y se unen con un alambre en forma de espiral en su lado izquierdo.
  • La encuadernación wire-o es parecida a la anterior, pero la espiral es doble y se usa para unir un gran número de paginas.
  • La encuadernación con tornillos, lo que hace es fijar todas las páginas a través de tornillos tanto en la parte superior como en la mitad inferior.
  • Por último, la encuadernación japonesa o “cosido japonés” es quizás el sistema de encuadernación más exclusivo y sofisticado de todos. Requiere de una habilidad excepcional debido a que para llevarlo a cabo se emplean manos artesanas y, como dato curioso, una vez finalizado el proceso de cosido el lomo no se tapa para poder apreciarlo al tacto una vez se entra en contacto con el documento.

Es importante que tengas en cuenta que tu proyecto de encuadernación tendrá unas características únicas y dependerá de lo que quieras destacar de el para decantarte por un tipo de encuadernación u otra. Si tienes cualquier duda puedes consultar a nuestro equipo de profesionales y te ayudarán a conseguir la mejor versión de tu proyecto.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

SOLICITAR PRESUPUESTO